Entre la humareda y el polvo, ¡Qué dificil limpiar la ropa en Rosario!

Difícil tarea de limpiar la ropa en Rosario. De cada casa se elevaban columnas de humo, tanto por la preparación de la comida o para dar calor en el invierno. El polvo era inevitable cuando todo era tierra. “Cabalgue despacio señor”… Desde el siglo anterior se acostumbraba a lavar la ropa en el río y tenderla hasta que se secara allí mismo. “El bajo” era un gran tendedero… precisamente porque estaba al reparo del humo y el polvo. Esta costumbre permaneció hasta principios del siglo XX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *