Creación de la “Escarapela Nacional”

Algunos cuerpos militares de Buenos Aires, los más comprometidos con profundizar la Revolución de Mayo de 1810, comenzaron a utilizar, hacia 1811, escarapelas con colores celestes y blancos, al igual que los miembros de la Sociedad Patriótica, a diferencia de aquellos que seguían usando la de color rojo, comandando por oficiales de a una tendencia más conservadora que ella.

Cuando aún no había finalizado la fortificación de la Batería “Independencia” se tuvo conocimiento de que una flotilla española con fuerzas de desembarco estaba próxima a zarpar de Montevideo con la misión de apoderarse de la Bajada del Paraná (Paraná), lo que hubiera implicado un golpe funesto a la causa revolucionaria. El combate frente a Rosario sería mucho antes de lo esperado. Fue entonces que Belgrano creyó llegada la hora de crear una cucarda que distinguiera a las tropas patriotas de las realistas: una “escarapela nacional”.

El 13 de febrero de 1812, desde su campamento de Rosario escribió al “Exmo. Gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata: “Parece que es llegado el caso de que V.E. se sirva declarar la escarapela nacional que debemos usar, para que no se equivoque con la de nuestros enemigos y no haya ocasiones que puedan sernos de perjuicio, y como por otra parte, observo que hay Cuerpo de Ejército que la llevan diferente, de modo que casi sea una señal de división, cuyas sombras, si es posible, deben alejarse, como V.E. sabe, me tomo la libertad de exigir de V.E la declaratoria que antes expuse. Dios guarde a V.E. muchos años. Rosario, 13 de febrero de 1812”.

Por entonces se conoció en Buenos Aires la noticia de que Venezuela había declarado su independencia el 5 de julio de 1811. En ese clima de euforia no dudó en conceder lo peticionado por Belgrano, determinando por decreto de 18 de febrero: “se haya, reconozca y use la escarapela nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, declarándose por tal la de dos colores blanco y azul celeste y quedando abolida la roja con que antiguamente se distinguían”.

De esta manera quedaba oficialmente reconocido el primer símbolo patrio que era el usado por la Sociedad Patriótica e incluso algunos regimientos patrios liderados por los oficiales más vinculados a tal grupo, con colores que representaban un gobierno propio diferente al existente en tiempos del Virrey.  El blanco y azul celeste, eran los colores del escudo de Buenos Aires, del terruño porteño, del uniforme del regimiento “Patricios” que junto a otros cuerpos rechazaron las Invasiones Inglesas, de la patria chica, empeñada en extender la llama revolucionaria y su dominio sobre el resto del territorio del ex virreinato del Río de la Plata.

 

Los colores del terruño

 

El formato de la escarapela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *